fbpx

Qué es la meditación y como iniciarte en esta práctica

Meditation

Qué es la meditación y como iniciarte en esta práctica

Antes de empezar a hablar de lo que es la meditación, es importante definir que la meditación no es una religión, una creencia religiosa. No es hipnosis o una técnica solo para iluminados, ni para seres privilegiados o tocados por la divinidad.

La meditación es una serie de técnicas que hace uso de la mente, los sentidos y el cuerpo para crea una comunicación entre tu mente y tu cuerpo, entre tu cuerpo y tu espíritu. No somos solo una mente, no somos solo un cuerpo o solo energía. Somos una combinación de éstos. Somo un alma experimentando la vida en un cuerpo físico con la finalidad de evolucionar y expandirnos.

Para cada uno la meditación será algo distinto desde su experiencia. Para mi la meditación es sentarse a conectar con uno mismo, a escucharte, bajar la mente al corazón y pasar un tiempo con tu divinidad y con tu ser.

La meditación es un momento de descanso de la mente para conectar con la intuición, el corazón y darnos permiso de sentir lo que hay en nuestro interior. Muchas veces cuando nos sentamos a meditar es cuando más nuestros bloqueos y resistencias aparecen y es entonces cuando nos podemos dar cuenta de lo que reside en nuestro interior, lo que tiene que ser sanado y las emociones que hay que transmutar o bien potenciar para continuar evolucionando en nuestro camino espiritual.

Meditar no es fácil, requiere de práctica y de tiempo. Siempre digo lo mismo, no puedes pretender empezar a meditar y conectar ya con tu alma y dejar tu mente en blanco el primer día… Es como intentar escalar una montaña sin haber hecho antes ningún tipo de deporte o entrenamiento.

¿Te has sentado a meditar y justo cuando más quieres dejar la mente en blanco es cuando más ideas te vienen a la cabeza? Tengo que comprar el regalo de cumpleaños para mi hermana, tengo que poner una lavadora, ¿qué voy a hacer mañana para comer? Que te pase esto es totalmente normal. Como todo en la vida, la práctica es importante y ser regular y constante ayuda y mucho. Lo más importante es dar el primer paso, después ya verás como con el tiempo los momentos de quietud de tu mente van siendo más y más largos.

Se pueden practicar diferentes tipos de meditación y me gustaría en este post hablar de algunas técnicas que más me gustan y que más me han ayudado a aquietar la mente y sentir con el corazón. Siempre he sido muy mental y parar la mente siempre ha sido un reto, pero hubo un día en el que sentí la necesidad de empezar a meditar y así es como empezó mi camino espiritual.

  1. Empieza poco a poco. Empieza dedicando cada día 5-10 minutos enfocándote en tu respiración y dejándote sentir. Para mi la meditación no es tanto un momento de quietud mental sino también un momento de sanación en el que poder sentir tus emociones, qué es lo que sientes en ese momento, si te sientes alterado… y prestando atención a la respiración es una forma también de alejar tu mente de otros pensamientos. Siempre mejor si lo puedes hacer por la mañana al despertarte para cargarte de pilas para el día.

  1. Visualiza. Esta es una poderosa herramienta de creación y también de sanación. Puedes hacer distintas visualizaciones según lo que quieras conseguir. Por ejemplo, si ese día quieres sentirte en paz y relajarte puedes visualizarte vestido de blanco paseando por un bosque, sintiendo el sonido de los árboles, los pájaros y sintiéndote en paz y en armonía con el entorno. Si un día estás muy mal sintiendo emociones negativas, puedes usar los rayos universales para ayudarte a transmutar lo que estés sintiendo. Por ejemplo, visualizar como un rayo de color violeta desciende desde el universo hacia ti y te inunda toda te ayudará a relajar y a transmutar esas energías más densas. El rayo violeta es una frecuencia de vibración muy elevada que ayuda a relajar, transmutar lo negativo en positivo… Hay infinitas posibilidades… Ábrete a descubrirlas. Incluso con el tiempo irás teniendo visiones y lo que tú necesites en ese momento se te mostrará por tu tercer ojo.

  1. Meditación guiada. Esta es mi favorita ya que a mi me cuesta mucho relajar mi mente y meditar sola ya que enseguida me disperso. Entonces con esta meditación dejas que tu Maestro o instructor de meditación te guíe durante todo el proceso. Tú no tienes que hacer nada, simplemente dejarte llevar por lo que te va diciendo. Te va guiando en la respiración, visualización y al tener que poner atención en sus palabras, entonces consigues enfocarte en la meditación sin que te domine la mente. Aunque por supuesto tampoco es fácil cuando empiezas pero poco a poco vas consiguiendo la práctica. Diría que esta opción es una mezcla de las dos anteriores pero siendo otra persona la que te guía sin tú tener que hacer nada más que dejarte llevar.

  1. Meditación con mantras. Esta es otra de las técnicas que más me gusta, escuchar canciones de mantras y cantarlos o recitarlos mientras vas entrando en un estado de relajación. La palabra mantra en sánscrito proviene de la suma de dos elementos: mans significa mente y tra es sinónimo de liberación. Cada mantra tiene un significado específico y te ayuda a invocar esa energía. En la India se repiten 108 veces cada mantra y te puedo asegurar que entras en un estado de meditación muy profundo. Te animo a que encuentres el mantra que resuena contigo y que lo pruebes. A mi me gusta mucho el mantra del Dios Ganesha, Om Gam Ganapataye Namahá que ayuda a eliminar obstáculos en tu vida. Cuando repites el mantra tantas veces seguido estás enviando una petición al Universo para que la energía de ese mantra se materialice.

Te recomiendo también que si te es posible acudas a algún centro de meditación en el que te ayudarán a iniciarte y profundizar en esta práctica y te guiarán y te darán herramientas.

Déjate llevar también por la esencia de tu alma y conecta con aquella práctica que más resuena en tu corazón. Que a mí me resuene mucho meditar con mantras no significa que a ti te pasará lo mismo. Prueba las distintas técnicas y déjate sentir al final de cada sesión cuál es la que te ha conectado más con tu ser y con tu alma y continúa practicándola.

También es importante decir que al finalizar la meditación puede que te sientes removido pero eso es normal, significa que se están liberando emociones negativas así que adelante. Siempre es mejor liberarlas que no se queden dentro tuyo y se vayan acumulando y enquistando!

Y sobretodo, ¡no desistas! Practica, practica y practica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.