fbpx

5 Mitos Falsos sobre la Meditación

mitos meditación

5 Mitos Falsos sobre la Meditación

¿Por qué nos cuesta meditar? 

En la sociedad en general hay diversos mitos y objeciones que nos hacen creer que meditar es muy difícil o que se tiene que ser espiritual o religioso para meditar. ⁣⁣⁣⁣⁣

Cualquiera persona puede meditar, ya que meditar es entrenar la mente para que tus pensamientos no te dominen y aprender a estar más consciente del presente. Y eso cualquier persona puede conseguirlo 

Los mitos comunes sobre la práctica son una barrera que desanima a mucha gente a probarla y disfrutar de sus profundos beneficios para el cuerpo, la mente y el espíritu. ⁣⁣⁣⁣⁣

Hoy te comparto algunas de estas falsas creencias que hay alrededor de esta maravillosa práctica de conexión con el interior. ⁣⁣⁣⁣⁣

Pensamos en la meditación como un estado de iluminación o conexión con Dios, en el que no pensamos en nada y tenemos la mente totalmente en blanco. No es del todo cierto. La meditación tiene como objetivo mantener nuestra conexión con el momento presente. Y para ello debemos sentir los sonidos, olores y sensaciones que hay a nuestro alrededor. 

No hay que renunciar a la vida material para meditar o progresar en el camino espiritual. Tu calidad de vida mejorará a medida que más medites. Desde una mente en paz y relajada es posible vivir una vida feliz y expandir esta energía a tu alrededor. ⁣⁣⁣⁣⁣

Intento meditar, pero mi mente no deja de pensar

Hay la creencia de que meditar es hacer que la mente se libere de pensamientos de la noche a la mañana.

En realidad, la mente no tiene porqué parar de pensar ya que es imposible liberar los pensamientos. Lo que sí podemos hacer es no prestarles atención o no identificarnos con ellos y dejar que los pensamientos fluyan sin juzgar, sin analizarlos y sin identificarte con ellos.

Por ejemplo, si estás tratando de meditar y en tu mente escuchas: “tengo hambre… qué voy a cenar hoy… tengo hambre… tengo que ir al supermercado…” En lugar de empezar a tener una conversación interna e interactuar con tus pensamientos y convertir esa frase en: “tengo hambre.. habrán cenado los niños?… voy a hacer una lista mental de lo que tengo que comprar para aprovechar el tiempo…” simplemente deja que los pensamientos pasen por tu mente sin involucrarte con ellos. 

Después de un rato esos pensamientos se irán distanciando y los pensamientos entre cada pensamiento se irán haciendo cada vez más grandes entre sí y comenzarás a entrar en un espacio de conexión y silencio. 

Recuerda siempre  de volver a la respiración, al mantra o a la visualización que estés haciendo, eso te ayudará a mantener el foco.

Meditar es aburrido

¿Consideras que meditar es aburrido, que no puedes quedarte quieto y en silencio durante un rato?

Te entiendo. Al principio si no estás acostumbrado puede ser difícil y más cuando te empiezan a venir todo tipo de pensamientos.

Te recomiendo que hagas ejercicios previos a meditar como yoga, caminar o incluso hacer un poco de cardio así después tu cuerpo se siente más relajado y suelto y podrás acceder más fácilmente a un poco de quietud y silencio.

Después de la tormenta, siempre viene la calma.

Solo existe una forma de meditar

Asociamos la meditación con una persona sentada en la postura del loto. Con las piernas cruzadas y las manos en el mudra del omm. 

Pero esta es solo una de las miles de formas de meditar que existen. Cuando adquieres práctica es posible meditar en el autobús, mientras bailas, pintas mandalas e incluso cuando cocinas, es lo que se llama tener atención plena en el momento presente y aunque no sea sentado también estás meditando ya que estás poniendo atención a lo que estás haciendo entrando en un momento de conexión profundo. 

Te animo a que pruebes distintas formas de meditar en las que practices la atención plena y consciente con el momento que estás viviendo.

Verás que muchas veces incluso puedes llegar a conectar más profundamente.

No tengo suficiente tiempo para meditar

Esta es una de las mayores excusas de la mente que nos ponemos.

Si se puede sacar tiempo para ver una película de Netflix o leer un libro, ¿por qué no encontrar 10 minutos al día para parar, sentarte y respirar profundo sin expectativas solo sintiendo ese momento? En realidad no se necesitan más más que un par de minutos al día para comenzar una práctica de meditación.

Al principio te recomiendo que empieces poco a poco. El primer día dedica un par de  minutos, y ve incrementando el tiempo a medida que vas integrando esta práctica en tu rutina diaria.

Saca pequeños momentos en el día, uno o dos minutos, para que vayas sintiendo los beneficios de la práctica de meditación. 

En la sociedad en la que vamos, se ha puesto mucho énfasis y presión  de que el tiempo nunca es suficiente. Pero el tiempo es relativo y más cuando empiezas a trabajar con energías y a nivel energético te das cuenta que a veces te sientas a meditar y crees que has estado solo un par de minutos y en realidad has estado 10. 

Trabaja tus creencias alrededor del tiempo. Repite afirmaciones como “tengo suficiente tiempo para todo lo que tengo que hacer hoy”. No permitas que un factor externo, como el tiempo, domine tu vida. La única que tiene el control de tu vida eres tú.

Y recuerda, si tienes tiempo para respirar, entonces tienes tiempo para meditar.

Tengo que ser una persona espiritual o religiosa para meditar.

Esta afirmación es muy común o al menos lo era hace un par de años. Ahora ya más y más gente está meditando sin tener un camino espiritual, simplemente por los múltiples beneficios que aporta esta práctica. 

Últimamente se ha puesto muy de moda, pero no olvidemos que esta es una práctica para calmar la mente que se utiliza hace miles de años. 

Cualquier persona puede meditar, ya que meditar es como decíamos entrenar la mente para que tus pensamientos no te dominen. Nadie tendría que decirte si eres lo suficientemente espiritual o no para meditar porque en realidad todo el mundo tendría que hacerlo independientemente de sus creencias religiosas, apertura a la espiritualidad o nivel de conciencia. 

Así que, que esta creencia no sea un freno para poder disfrutar de los maravillosos beneficios de esta práctica. 

Espero que el haber desterrado estos mitos te pueda ayudar a animarte en tu práctica si es que aun no has empezado a integrar esta técnica como una rutina diaria. En este artículo puedes encontrar algunos consejos para empezar a meditar. 

¿Practicas meditación regularmente? Cuéntame tu experiencia, te leo 👎

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.